Páginas vistas en total

martes, 5 de julio de 2011

Broche dalia

                       

                      
                  
                      

Material necesario:
- Tijeras
- Pegamento (apto para telas)
- Dos hojas de fieltro (una para la flor y otra que contraste para la parte trasera)
- Aguja e hilo (o máquina de coser)
- Un poco de cartón fino (una caja de cereales para reciclar ya sirve)
- Aguja-broche metálica
Pasos a seguir:
1- Preparar el material para obtener los pétalos individuales. En la imagen añadida a continuación se muestra la manera más eficaz de dividir la hoja de fieltro para ello.
El orden en el que hacerlo es el siguiente:
Fieltro rojo
a) Cortar primero un círculo de unos 8,2 cm de diámetro. Hacemos esto lo primero para asegurarnos que no nos queda luego poca tela para ello.
b) A continuación, cortar 3 tiras de 3,8 cm de ancho, 2 tiras de 3,1 cm de ancho y 1 tira de 2,5 cm de ancho.
Fieltro verde (el escogido para dar contraste)
a) Cortar un circulo de unos 5 cm de diámetro.
b) Si queremos hacer un pequeño bolsillo en la parte trasera del broche, cortar una especie de placa cuadrada de unos 3 cm por lado. A continuación, recortarle un pequeño guión.
Cartón
a) Cortar un círculo del mismo tamaño que el verde (5 cm de diámetro).
2- Proceder a cortar los pétalos. Para ello, dividimos las tiras de 3,8 cm, 3,1 cm y 2,5 cm de ancho en cuadrados de ese mismo tamaño por lado.
Para realizar el broche dalia del ejemplo se utilizaron quince pétalos de 3,8cm, trece pétalos de 3,1cm y nueve pétalos de 2,5cm. Podría ser que, cuando estemos realizando el nuestro necesitemos más, por lo que tendríamos que cortar más cuadrados de fieltro.
Una vez tenemos los cuadrados, los cortamos con forma de pétalo redondeado, con base ancha y acabado en punta. Finalmente, encolamos la parte inferior de cada lado y las unimos en el centro.
3- El pegamento puede tardar un tiempo en fijarse. Ésta puede ser la parte más frustrante del proyecto. Como más buena sea la calidad del fieltro (se nota en que es más grueso)  más tarda éste en quedar fijado pero, a cambio, los colores son más ricos y el resultado es más profesional.
En el ejemplo se utiliza una olla de acero inoxidable para mantener los pétalos doblados hacia abajo mientras se secan. El pegamento utilizado era especial para telas, por lo que no existía el riesgo que los pétalos se adhirieran al metal de la olla.
4- Mientras los pétalos se fijan, se puede preparar la parte posterior de la flor. Primero pegamos el círculo de cartón en el centro del círculo rojo. Luego aplicamos pegamento en la parte sobresaliente del fieltro y la doblamos alrededor de los bordes de la cartulina, cubriéndolos todos hasta la parte posterior. Puede que se tenga que poner una olla u otro elemento pesado encima para fijarlo completamente. La parte principal de círculo rojo será la base para los pétalos y los bordes doblados en la parte posterior quedarán tapados por el círculo de contraste (en este caso, el círculo verde).
Ahora cogemos el círculo de contraste verde y le colocamos la placa cuadrada en el centro (vigilando en dejar, arriba, suficiente espacio para la aguja-pasador). Cosemos la placa por el contorno (por los tres lados rectos) para crear una pequeña bolsa. Finalmente, cosemos también el pin o pasador para unirlo con el círculo de contraste.
5- Una vez los pétalos están fijados es el momento de pegarlos a la base roja de la flor. Pegamos primero los pétalos más grandes alrededor del borde de la base (pegamos sobre el borde 1/4 parte del pétalo, tal y como muestra la imagen). Tenemos que intentar encajar los pétalos lo más ajustados los unos a los otros, lado con lado. Cuantos más pétalos quepan en la base más espectacular será el resultado.
A continuación, procedemos a pegar la hilera de los pétalos medianos, medio centímetro más adentro. Y, finalmente, hacemos lo mismo con la hilera de los pétalos pequeños, quedando, en el centro del broche, un círculo de aproximadamente 1 cm de diámetro.
6- Para darle un buen acabado al centro de la flor, cortamos, del fieltro rojo restante, un círculo de 1 cm de diámetro (aprox.)  y dos tiras finas y alargadas. Si es posible, utilizamos unas tijeras de corte zig-zag (tal y como se ha hecho en el ejemplo).
Pegamos el pequeño círculo en el centro de la flor, para cubrir los extremos de los pétalos más pequeños. Finalmente, con las tiras delgadas, creamos una espiral comprimida que pegamos en el centro, para dar relieve.
7- Ya por último, todo lo que queda por hacer es pegar el respaldo de color contrastante en la parte posterior de la flor y cubrir, así, la zona de cartón.
En el bolsillo secreto que hemos creado podemos poner una imagen o un mensaje, a llevar siempre con nosotros o a mandar a quien le regalemos este precioso broche.




                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario